Cómo trabajar los Pueblos Originarios en el Nivel Inicial



El 12 de octubre es una fecha para debatir, para cuestionar y pensar en lo sucedido, aproximándose al conocimiento del pasado y recorriendo nuestras raíces.
Muchos años transcurrieron hasta que la palabra “descubrimiento” de América dejó de verse como un término inocente y empezó a considerarse sinónimo de despojo y sometimiento.

Pueblos originarios

El 12 de octubre en el Jardín 

Es importante trabajar los pueblos originarios en el Nivel Inicial, brindándoles a los niños propuestas que les permitan conocer el pasado y relacionarlo con el presente, sin limitar a estas culturas y sus representantes a la categoría de "objetos de museo".
La tarea docente es primordial y debe tener el propósito de permitir que el niño amplíe y conozca la forma en la que vivían y viven los pueblos originarios, que identifique las huellas del pasado, que se aleje de ciertos estereotipos acerca de los indígenas (mostrado por los medios de comunicación o dibujos animados), que conozca algunas comunidades cuyos descendientes viven en la actualidad, que aprenda sobre las vestimentas típicas de cada cultura y sobre los objetos, y que se aleje de la posible idea de que "los pueblos originarios y nativos ya no existen más”. 

Cabe destacar que es mejor seleccionar un pueblo originario en particular, para convertirlo en objeto de indagación y acercar a los niños a una mirada más específica acerca de una comunidad y no de varias. Además, se puede trabajar con una dimensión o característica de ese grupo originario elegido (alimentación, vestimenta, modo de vida, artesanías, etc.).

Temas para abordar con los niños


1# Vestimenta. Los niños pueden llegar a tener una idea estereotipada acerca de la vestimenta típica de los aborígenes: suelen pensar que utilizaban taparrabos, plumas en la cabeza o vinchas. Sin embargo, esta imagen es tomada de los dibujos animados, películas norteamericanas o medios de comunicación y juegos.
Trabajando la vestimenta de una comunidad cercana al Jardín en lo posible, los niños conocerán la ropa, los tejidos, los telares, los hilos y los materiales con los cuales fabricaban su vestimenta. E indagando distintos pueblos y vestimentas, los niños podrán aprender que no todas las comunidades usaban la misma ropa, pieles y tejidos.

2# Los objetos y artesanías. Muchas veces los niños piensan que las artesanías indígenas son adornos, sin llegar a relacionar el uso original que han tenido y tienen (como instrumento de casa, almacenamiento de alimentos, utensilios, instrumentos musicales o elementos de transporte de comida, etc.).
Es importante que se analicen los objetos y los materiales con los que se fabricaron y que se conozca su uso en cada comunidad o pueblo.

3# Los pueblos originarios viven hoy. Algunos niños desconocen que los pueblos originarios no solo vivieron en el pasado, sino que también viven hoy. Por ello, resulta interesante aproximarlos a que conozcan descendientes de comunidades cercanas al barrio o de otras ciudades más alejadas. En lo posible, el jardín podría invitar a personas originarias a que participen en alguna actividad con los niños (que cuenten historias; que realicen alguna danza, juego o canto tradicional; que muestren objetos o artesanías propias o que cuenten cómo son sus vestimentas y festividades).
También los niños podrían ver imágenes y videos de comunidades que viven actualmente y observar fotos de escuelas donde asistan niños integrantes de comunidades originarias. De esta forma los chicos podrán darse cuenta de que actualmente hay comunidades y niños que, al igual que ellos, concurren a la escuela.

4# Vivienda, alimentación, ceremonias. Del mismo modo en que se aborda la vestimenta y los objetos, se pueden plantear interrogantes acerca de estas dimensiones. Será mejor que se seleccione una en particular, de modo que el niño pueda profundizar y no abordar demasiados temas que pueden llevar a aprender de manera superficial.
Una alternativa es enseñar a los niños aspectos relacionados con las viviendas de un pueblo originario en particular ––mostrando imágenes, pinturas y videos––, acerca de la alimentación y comidas tradicionales (invitando a integrantes de comunidades originarias a que cocinen o realizando comidas con las familias de los niños), o bien trabajando las ceremonias típicas, símbolos que los caracterizan (bandera) y algunas celebraciones de una comunidad específica (la que se seleccionó para convertirla en objeto de indagación).

5# Leyendas. A partir de la narración de leyendas se pueden indagar las distintas costumbres de las familias aborígenes, dramatizarlas, o invitar a familiares de los niños a que cuenten alguna otra.
La leyenda de la Yerba mate, la de la flor de Irupé, la del Ñandú o la leyenda del puente del Inca son ejemplos que se pueden abordar en el Nivel Inicial.

6# Juegos tradicionales. Aquí se podrá indagar acerca de los juegos típicos que se jugaban o que juegan actualmente. Los niños, junto con las docentes y familiares, pueden aprender sobre un juego o varios e investigar cómo se juegan, con qué elementos y cuáles son las reglas (viendo videos, imágenes, libros o buscando información desde sus hogares).  

7# El arte y las expresiones plásticas. La pintura, la cerámica, las máscaras y el trabajo con arcilla pueden ser un buen recorte para trabajar en el aula. Acudir a museos a observar pinturas o ver en imágenes o fotografías las expresiones artísticas de los pueblos originarios sería una buena propuesta. También pueden realizar producciones basadas en el arte de alguna comunidad, expresiones en murales (utilizando las técnicas de las comunidades) o fabricar vasijas y cuencos (invitando a un integrante de la comunidad que se está indagando).

Leyenda aborígen

pueblos originarios de Argentina

Símbolo pueblos originarios

Finalmente, es interesante brindarles a los niños la oportunidad de reconstruir el pasado asistiendo a museos históricos, invitando a integrantes de pueblos originarios a que concurran al Jardín, promoviendo la participación de las familias, componiendo murales o intercambiando objetos realizados por los niños (trueque), observando murales en plazas o paredes de edificios, cocinando comidas típicas para el día del acto, o jugando a ser nativos pertenecientes a una comunidad específica dentro del aula ––lo que permitirá trabajar sus las características, dividiendo roles y representando las costumbres del pueblo. 


 
Aviso Legal